Aunque grandes segmentos de los mercados globales de deuda todavía cotizan en rentabilidades al vencimiento (TIR) muy bajas o incluso negativas, el largo periodo de política monetaria acomodaticia parece haber llegado a su fin: la Reserva Federal estadounidense ya halla en una fase avanzada de su ciclo de endurecimiento. Ante tal trasfondo, puede parecer difícil obtener rentabilidad invirtiendo en renta fija.

Pero incluso en fases de mercado tan desalentadoras como la actual, los inversores en renta fija con enfoques de rentabilidad absoluta tienen varias opciones a su disposición, que te enumeramos a continuación y explicamos más en detalle en este documento que te puedes descargar haciendo click aquí:
 

1. Recurrir a la curva de tipos
 

Con los tipos del efectivo al alza, el inversor puede al menos igualar dicho interés ascendente invirtiendo en activos con cupones ajustables, como por ejemplo los pagarés a tipo variable (FRN).  Otra posibilidad a tener en cuenta ante unos bancos centrales restrictivos es la de tomar posiciones cortas en deuda pública, ya que los precios de estos bonos caerán inicialmente. El cambio de forma de la curva de tipos también puede brindar al inversor la oportunidad de explotar diferenciales de TIR. 
 

2. Buscar deuda indexada
 

El aumento de la inflación en el sistema es un motivo para que los bancos centrales suban los tipos a corto. Comprar bonos ligados a la inflación en el momento adecuado puede ser favorable.
 

3. Filtrar los mercados de crédito


En un entorno de economías en crecimiento y tipos de interés al alza, es necesario seleccionar créditos con prudencia. 
 

4. Estar atento a la divergencia


Puramente en base a los tipos de interés, habrá una divergencia geográfica en los mercados de renta fija y sus divisas. Un inversor puede explotarla invirtiendo allí donde los tipos son bajos o estables (comprando deuda pública australiana, por ejemplo) y tomando posiciones cortas en bonos cuyas TIR están subiendo (como los treasuries estadounidenses). Por lo que respecta a divisas, dicho inversor puede hacer lo contrario, cubriendo su exposición al dólar australiano en dólares estadounidenses.

 

Consulta más en detalle estas opciones y los riesgos consultando nuestro análisis completo aquí.