La crisis entre Ucrania y Rusia continúa teniendo repercusiones en el mercado del gas. La empresa estatal de gas rusa Gazprom ha cortado el suministro de gas a Ucrania, exigiendo pre-pago para suministros futuros.

Gazprom había exigido el pago a Natfogaz, la empresa ucraniana de gas, de cuentas pendientes por valor de $1.900 millones. La disputa se inició tras el incremento del precio del gas a Ucrania en el primer trimestre de $268/mcm a $485/mcm, tras el cambio de gobierno en Ucrania. La Unión Europea está intentando arbitrar un acuerdo a $385/mcm.

Por el momento pensamos que este corte de suministro no es preocupante, pues tras un invierno bastante caluroso en Europa las reservas de gas están en niveles históricamente muy altos y Ucrania tendría gas para los próximos 5 meses, si bien será importante que lleguen a un acuerdo antes de finales de año. De hecho, el mercado del gas Europeo, que continúa estando en niveles relativamente bajos, ha reaccionado con una ligera subida del 2%.

Pese a las escalada comercial y dialéctica entre Rusia y Ucrania, pensamos que el escenario más probable es que se llegue a un acuerdo de cara al invierno, evitando problemas de suministro tanto en Ucrania como en Europa. No obstante, y de cara a la construcción y flexibilidad de nuestro portfolio, tenemos en cuenta que la situación podría deteriorarse, afectando significativamente al entorno de precios de gas en Europa.