Desde la vuelta del verano el sector de las energías renovables ha tenido varias noticias y eventos regulatorios, que interpretamos como positivos, a pesar de lo  cual las acciones del sector han tenido, en general, un comportamiento negativo en  gran medida debido a la caída del precio del petróleo. Este entorno puede generar  oportunidades, que desde Cygnus AM intentaremos aprovechar en nuestras  estrategias de inversión.

Algunos ejemplos. Durante la semana del 22 al 26 de septiembre la ciudad de  Nueva York acogió la Semana del Cambio Climático organizada por la ONU. Aunque  las reuniones sólo eran preparatorias de cara a la importante Cumbre de finales  de 2015 en París, el tono de las reuniones fue positivo, con los principales países y  zonas económicas mostrando crecientes niveles de compromiso sobre la reducción  de emisiones de CO2. Es difícil pensar en un gran acuerdo global con objetivos  vinculantes en París 2015, pero es probable que los países presenten compromisos  individuales que, de forma agregada, impliquen importantes esfuerzos económicos  en renovables y eficiencia energética.

En China se han implementado cambios regulatorios con el objetivo de promover  la electrificación de la flota de vehículos y la energía distribuida (solar) en las  ciudades. Tanto el Gobierno central como las autoridades locales han tomado  la lucha contra la polución como uno de sus objetivos estratégicos de política  energética.

Por último, el pasado 23 de octubre la Unión Europea presentó nuevos objetivos  en materia de eficiencia energética de cara al año 2030, que implican una cuota  del 27% de las fuentes renovables (frente al objetivo anterior del 20% en 2020)  dentro del consumo total de energía en la UE.

A nivel de empresas, en septiembre el imperio renovable, que construye el  empresario norteamericano Elon Musk en torno a Tesla y Solarcity, tuvo dos  importantes desarrollos estratégicos. Por un lado, Tesla lanzó su esperada  inversión de 5.000 millones de dólares en una mega-factoría para la fabricación  de baterías para sus vehículos eléctricos, que considera decisiva para reducir  costes e impulsar la comercialización de los mismos. Por otro lado, Solarcity  anunció el inicio de la construcción de una fábrica de paneles solares, con  una inversión de más de 1.000 millones de dólares, con la tecnología de alta  eficiencia proporcionada por su reciente compra de Silevo. La magnitud de ambas  inversiones es un ejemplo más del salto de escala del sector de renovables, lo  que está permitiendo una constante reducción de costes, y una mejora de la  competitividad relativa frente a las energías convencionales.

A pesar de este entorno positivo para el sector a medio plazo, las acciones del  sector de renovables han experimentado fuertes caídas en las últimas semanas. 

En nuestra opinión, este comportamiento del sector en Bolsa se debe en gran  medida a la debilidad del precio del crudo (-20% en lo que va de año), ya que la  competitividad relativa de las energías renovables está ligada a los precios del  crudo y al impacto de éstos en el resto de combustibles fósiles (gas y carbón). La  debilidad de los datos macro en Europa y China también pudo tener su impacto en  las expectativas de crecimiento de la demanda de energía renovable.

Para nuestros fondos, como el Cygnus Value FI, este entorno volátil en  los fundamentales y en los precios de las acciones es positivo, al generar  oportunidades de inversión en el sector de renovables, parte importante de  nuestro universo de valores. Tenemos una visión constructiva sobre el sector,  ya que esperamos que continúe incrementando su cuota de mercado frente a las  energías convencionales durante los próximos años. La reducción de costes de  inversión y un mayor compromiso medioambiental por parte de las principales  economías del mundo deben seguir impulsando el crecimiento de estas tecnologías  dentro del mix energético global.