Los hedge funds oportunistas o los traders de futuros son algunos de los sospechosos detrás de la mayor o menor demanda de oro. Sin embargo e independientemente de lo que uno opine, uno de los factores más importantes para la demanda de oro es, probablemente, la creciente omnipresencia de los bancos centrales, que pueden influir en el precio del oro de varias formas.

Para empezar, los bancos centrales se cuentan entre los principales compradores de oro desde la crisis financiera. En 2018, compraron 651,5 toneladas, una cantidad superior a cualquier otra desde, al menos, 1971, cuando Estados Unidos abandonó el patrón oro.

 

Por otro lado, las políticas de tipos de interés de los principales bancos centrales influyen de forma importante en el atractivo relativo del oro. Como el oro no genera intereses ni dividendos, los inversores siempre tienen presente el coste de oportunidad, es decir, la pérdida potencial de las rentas regulares que obtendrían si invirtieran en otros activos. Para ello, basta con fijarse en la rentabilidad que ofrecen los bonos del Tesoro estadounidense. Normalmente, en igualdad de condiciones, cuanto menor es el tipo de interés, más atractiva resulta la inversión en oro. Como muestra nuestro Gráfico de la Semana, si separamos la rentabilidad nominal del treasury estadounidense en sus dos componentes (rentabilidad real -ajustada a la inflación- y expectativas de inflación) se hace evidente que, históricamente, al menos desde que comenzó la crisis financiera, los tipos de interés reales han evolucionado de forma paralela al precio del oro.

 

Esto resulta destacable porque, al fin y al cabo, algunas pautas de los mercados de capitales han cambiado desde entonces. Sin embargo, nada parece indicar que el oro vaya a abandonar esta tendencia de momento. Creemos que la influencia de los bancos centrales en los mercados de capitales no disminuirá a corto plazo. El rally experimentado recientemente por el oro, cuyo precio superó los 1.500 dólares por onza troy, ha venido acompañado de la constatación, por parte de los inversores, de que los principales bancos centrales no se plantean aumentar sus tipos de interés por el momento. No parece que sea casualidad.

 

Fuentes: Bloomberg Finance L.P., DWS Investment GmbH a 14/8/19.

 

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 14 de agosto de 2019 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. DWS International GmbH. Traducido del CRC 069831 (08/2019)

 

Recuerda que en DWS PRO puedes consultar más artículos interesantes sobre la actualidad de los mercados y la industria de fondos de inversión.