Comentario de Johannes Müller, Head Macro Research de DWS, sobre a la reunión del BCE de hoy.

 

En general, la reunión del BCE nos ha sorprendido poco. Sin embargo, teniendo en cuenta las expectativas de los analistas del mercado, la pasividad mostrada por el BCE ya era un mensaje per se; esto es, el BCE no se siente con la obligación de cambiar de rumbo.

 

Estamos de acuerdo con el BCE en que existen más riesgos a la baja para el desarrollo económico, si bien, no esperamos una recesión en la eurozona, ya que la demanda interna sigue siendo favorable. El BCE no va en contra del consenso general aunque se queje de una incertidumbre de mercado inusualmente alta.

 

Al igual que muchos grandes empresarios e inversores, el BCE considera que las tensiones comerciales, el Brexit o el crecimiento de China son factores que dificultan hacer previsiones de mercado. Si bien, para la próxima reunión del BCE en marzo, momento en que se publicarán las nuevas previsiones para el año 2021, ya deberían haberse disipado algunas dudas sobre el Brexit y las tensiones comerciales.

 

El resultado final para los mercados es que el BCE sigue con su política monetaria expansiva, a pesar de haber terminado el diciembre pasado con las compras netas de bonos - a través de sus políticas de reinversión y las nuevas ofertas a largo plazo esperadas por el mercado-.