El mercado de valores arrancó el 2019 tal y como les gusta a los inversores. Los índices bursátiles de ambos lados del Atlántico subieron con fuerza, recuperando casi totalmente las pérdidas sufridas desde el pasado otoño. Por ejemplo, el índice de referencia S&P 500 subió un quinto entre su mínimo de diciembre de 2018 y finales de febrero y ahora está a un par de puntos porcentuales por debajo de su máximo histórico.

Hay dos razones principales detrás de este cambio repentino de dirección en los mercados bursátiles: en primer lugar, hay indicios de que la guerra comercial entre Estados Unidos y China se está relajando y, en segundo lugar, la posibilidad de que la Fed apueste por una política monetaria menos restrictiva ha hecho subir los precios.

La Fed está lista para cambiar de rumbo

En su reunión de finales de enero, la Fed se retiró momentáneamente de las nuevas subidas de tipos de interés debido a la ralentización del crecimiento económico y a una nueva caída de la tasa de inflación. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, declaró que el banco central se desviaría de su ajustada política monetaria siempre que resultase necesario para alcanzar el objetivo máximo de empleo a precios estables.

Muchos inversores interpretaron estos comentarios en el sentido de que la Fed relajaría su política monetaria para evitar una caída brusca del mercado de valores si la economía perdiera impulso.

Renta variable estadounidense con valoraciones razonables

Tras las fuertes ganancias en enero y febrero, la renta variable estadounidense parece estar ahora con unas valoraciones razonables. Medido por la relación entre el S&P 500 y los beneficios empresariales después de impuestos, el índice se acerca a su media histórica.

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha marzo de 2019 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. Deutsche Asset Management Investment GmbH. Traducido del CRC 065932 (03/2019)

Puedes acceder al artículo completo en este link.