A pesar de las recientes experiencias en Estados Unidos y en la eurozona, es aconsejable estar atentos a la oferta monetaria al observar la inflación.

Tanto entre los bancos centrales como entre los observadores del mercado, el monetarismo parece haber pasado de moda. Eso parece un poco prematuro. Al echar un vistazo a la reciente experiencia de la inflación en diferentes partes del mundo, el vínculo entre el crecimiento de la oferta monetaria y la inflación (todavía) existe.

Esto no será una sorpresa para los veteranos del mercado. En las décadas de los ochenta y los noventa, el desarrollo de diversas medidas de la oferta monetaria siguió atrayendo una gran atención, similar a la que captan actualmente las cifras de empleo y desempleo. Desde entonces, el monetarismo ha retrocedido como doctrina económica; quienes hoy en día miran el crecimiento de la oferta monetaria y enfatizan su relevancia corren el riesgo de ser víctima de burlas. Esto podría reflejar en parte la evolución en muchas partes del mundo desarrollado desde la crisis financiera de 2008. A pesar de que la oferta monetaria casi se ha duplicado en diez años, Estados Unidos y la eurozona siguen teniendo tasas de inflación notablemente bajas.

Politica monetaria inflacion

Observado desde otro punto de vista, los mismos datos pueden contar una historia bastante diferente y “monetarista”, tal y como refleja nuestro “Gráfico de la Semana”. Comparamos el crecimiento anualizado de la oferta monetaria M2 en el periodo 2007-2017 y el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 2017 para diferentes países. Muestra que la oferta de dinero continúa siendo determinante en la inflación. Esto es especialmente cierto en el caso de los países con una propensión particularmente fuerte a la multiplicación rápida del dinero, incluidas las economías emergentes como Argentina, Egipto, Ucrania y Turquía. Estos países han visto incrementos especialmente rápidos en la oferta de dinero. Como era de esperar para un monetarista, los resultados han sido tasas de inflación de dos dígitos.

Al contrario, la disciplina monetaria en otros emergentes como Sudáfrica se hizo notar en forma de inflación moderada. De manera similar, es posible que la Eurozona y los Estados Unidos sigan cosechando los beneficios de la lucha épica para reducir la inflación. A pesar de todos sus experimentos monetarios recientes, las expectativas de inflación siguen bien ancladas.

Esto lleva a una conclusión que no pasa de moda: en países con un rápido crecimiento de la oferta monetaria, la estabilidad de precios está muy amenazada. Presionada más allá de cierto punto, se pierde. Saber cuándo se llega a este punto es complicado, sobre todo porque la medición correcta de la oferta monetaria dista mucho de ser sencilla. Para evitar sorpresas desagradables, puede ser aconsejable mantener siempre un ojo en la oferta de dinero.

Recuerda que en DWS PRO puedes consultar más artículos interesantes sobre la actualidad de los mercados y la industria de fondos de inversión. 

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 23 de agosto de 2018 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. Deutsche Asset Management Investment GmbH

CRC 060249 (08/2018)