Los tipos de interés en la eurozona han sido extremadamente bajos durante años. Sin embargo, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha puesto recientemente sobre la mesa más estímulos monetarios debido a la incertidumbre del entorno económico. La política de tipos de interés bajos parece no tener fin, lo que significa que, de momento, es probable que la renta variable siga siendo una inversión más atractiva que los bonos.

Los dividendos contribuyen significativamente a la rentabilidad total

Las acciones que pagan dividendos son particularmente populares entre los inversores, como bien sabe Thomas Schüßler, gestor de uno de los fondos favoritos de DWS, el DWS Top Dividende. Sin embargo, prefiere no llamar a los dividendos “nuevos intereses” porque el riesgo de precio permanece. “Si se quiere obtener una rentabilidad razonable en tiempos de una de tipos de interés bajos, simplemente hay que asumir un cierto riesgo”, dice Schüßler. “Además, los dividendos pueden proporcionar una sólida fuente de ingresos para los inversores”.

El papel de los dividendos en las inversiones de capital se puede ver en la rentabilidad total. En el caso de la renta variable, la rentabilidad total está influenciada por los beneficios de las empresas, la valoración de las acciones, los ingresos (incluidos los dividendos y otras distribuciones) y la inflación.

Puedes acceder al artículo completo en este link.

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de julio de 2019 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. DWS International GmbH. Este artículo ha sido traducido del alemán. CRC Code 123456 (07/2019)