Que no le impresionen unos resultados corporativos supuestamente mejores que las expectativas: los datos trimestrales son peores que los del año pasado y las previsiones para 2020 han vuelto a rebajarse. Ahora mismo, parece que lo que realmente impulsa a los mercados es la esperanza.

 

A medida que se aproxima el final de la temporada de resultados, los inversores van conociendo la respuesta a muchas de sus preguntas. Sin embargo, aún queda una importante pregunta por responder: ¿los datos han sido realmente tan buenos como para justificar los fuertes avances que han registrado las cotizaciones en las últimas semanas?

 

La buena noticia es que las empresas no alertan de que la situación macroeconómica y política haya empeorado y tampoco han surgido nuevas incertidumbres en el frente político. Aun así, nadie anticipa ningún cambio significativo y, aunque los políticos no han agravado las tensiones políticas y de otro tipo, tampoco han logrado resolver las disputas. Los datos cuantitativos también están abiertos a la interpretación, dependiendo de con qué se comparen. En comparación con el año pasado, los beneficios de las empresas estadounidenses se han reducido un 1,9% [1], lo que no es muy positivo que digamos. ¿Y en comparación con las expectativas? Es difícil de decir, ya que se han rebajado varias veces antes de la publicación de resultados, lo que también explica que muchas empresas hayan «batido» expectativas: pese a que los beneficios anuales han sido más bajos, el 80% de las empresas del S&P 500 volvieron a superar sus previsiones.

 

La poca importancia de este logro queda patente en el hecho de que las previsiones de beneficios para 2019 y 2020 han vuelto a rebajarse. Como puede verse en nuestro Gráfico de la Semana, las estimaciones de beneficios mundiales se han reducido en más de 13% con respecto al año pasado, y en un 8,6% en el caso del S&P 500. En algunos mercados cíclicos y orientados a la exportación, como Alemania (Dax) o los mercados emergentes, las estimaciones de consenso han caído aún más. Y sin embargo, como también ilustra el gráfico, este decepcionante comportamiento no ha afectado en absoluto a los precios de las acciones. ¿Por qué?

 

Para empezar, y a pesar de las revisiones, la previsión de consenso sigue siendo que en 2020 los beneficios de las empresas del S&P 500 aumentarán cerca de un 10% con respecto a los beneficios de 2019. Nosotros estimamos que solo crecerán un 4%. Otro factor es que la temporada de resultados no está desconectada de la actualidad. En comparación con enero, los bancos centrales mantienen una postura mucho más expansiva, muchos indicadores adelantados han frenado su caída y la disputa arancelaria entre EE. UU. y China ha adoptado un tono algo más conciliador. Además, es posible que los coches europeos también se libren del pago de aranceles. ¿No es suficiente para justificar el optimismo? «Las estimaciones de beneficios llevan más de un año revisándose a la baja con una constancia ciertamente preocupante. La temporada de resultados no ha aportado nada nuevo en este sentido y las previsiones para 2020 vuelven a rebajarse. No parece una base muy sólida para un avance sostenible de las bolsas», advierte Thomas Bucher, equity strategist en DWS.

Fuentes: Refinitiv, DWS Investment GmbH a 6/11/2019.

1.     Análisis de Bloomberg L.P. a 4 de noviembre, con los datos publicados por el 80% de la capitalización de mercado del S&P 500.

2.     S&P 500: El S&P 500 es un índice que incluye a las 500 empresas más importantes de EE. UU y que representa aproximadamente el 80% de la capitalización del mercado estadounidense cubierto por los analistas.

3.     Dax: El Dax es un índice bursátil blue-chip compuesto por las 30 principales empresas alemanas que cotizan en la bolsa de Fráncfort.

4.     Mercados emergentes (ME): Los mercados emergentes (ME) son economías que aún no se han desarrollado completamente en términos de eficiencia de mercado y liquidez, entre otros factores.

5.     Banco central: El banco central de un país gestiona la moneda, la oferta monetaria y los tipos de interés nacionales.

6.     Stoxx Europe 600: El Stoxx Europe 600 es un índice que refleja el comportamiento de 600 empresas cotizadas de 18 países europeos.

7.     MSCI AC World: El índice MSCI AC World incluye empresas de gran y mediana capitalización de 23 países de mercados desarrollados y 24 países de mercados emergentes.

8.     MSCI Emerging Markets: El índice MSCI Emerging Markets incluye empresas de gran y mediana capitalización de 23 países de mercados emergentes.

 

 

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 11 de noviembre de 2019 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. DWS International GmbH. Traducido del CRC 071748 (11/2019)

 

Recuerda que en DWS PRO puedes consultar más artículos interesantes sobre la actualidad de los mercados y la industria de fondos de inversión.