El aumento de los tipos reales parece un extraño detonante para la caída de los mercados

El pasado miércoles, el presidente Donald Trump culpó a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) por la caída en los mercados de valores. "La Reserva Federal está cometiendo un error. Están muy ajustados. Creo que la Reserva Federal se ha vuelto loca", dijo, según el Financial Times. Nuestro "Gráfico de la semana" sugiere que hay matices.

 

En las últimas semanas, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años han alcanzado su nivel más alto en siete años. Para entender esto, ayuda el descomponer el rendimiento en tipos de interés reales y expectativas de inflación, medidas por la tasa de inflación implícita derivada de los valores protegidos contra la inflación (TIPS).

 

Como muestra nuestro "Gráfico de la semana", la mayor parte de las recientes subidas de tipos de interés se debieron a la subida de los tipos de interés reales, que ahora también se sitúan en su nivel más alto de los últimos 7 años. Esto sugiere que se avecina un sólido impulso económico, lo que podría eventualmente calmar algunos nervios en los mercados de renta variable a medida que se inicia la temporada de beneficios. También implica que, por ahora, la Reserva Federal está ajustando al ritmo adecuado, lo que significa que lo hace con la suficiente rapidez como para no perder de vista las expectativas de inflación.

 

Rendimiento bonos americanos

 

¿Deben contar con ello los inversores? Hay tres razones para ser cautelosos. En primer lugar, los bonos del Tesoro de los Estados Unidos pueden estar sobrevendidos en los niveles actuales. Varios factores técnicos, desde un aumento temporal de los costes de cobertura de divisas hasta la expiración de una exención fiscal a mediados de septiembre, contribuyeron probablemente a la debilidad de la demanda del Tesoro y a la consiguiente subida constante de los rendimientos. Es posible que estos factores ya estén desapareciendo. De acuerdo con la evidencia de encuestas recientes, las posiciones cortas han vuelto a niveles extremos vistos por última vez a mediados de septiembre.

 

En segundo lugar, el aumento de los tipos reales parece un desencadenante extraño para que los mercados de valores caigan. Quizás los bonos del Tesoro de los Estados Unidos no son tanto un detonante como un chivo expiatorio para los inversores de renta variable que se preocupan por otros riesgos, comenzando por las tensiones comerciales mundiales que están a punto de estallar. En tercer lugar, por supuesto, no hay garantía de que los mercados de bonos hayan hecho las cosas bien. Ni los inversores en bonos ni los bancos centrales son tan omniscientes como uno desearía a veces. 

 

Recuerda que en DWS PRO puedes consultar más artículos interesantes sobre la actualidad de los mercados y la industria de fondos de inversión. 

 

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de 10 de octubre de 2018 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. Deutsche Asset Management Investment GmbH

 

CRC 061688 (10/2018)