Un ciudadano llega a una sucursal bancaria a pedir información sobre los distintos productos y oportunidades de inversión que tiene a su alcance. ¿Su nombre? Juan Carlos, María, Alfonso o Luisa. ¿Su oficio? Carpintero, empresaria, cocinero o enfermera. ¿Su verdadero oficio? Espía.

Sigue leyendo el artículo de Andrea Carreras-Candi en nuestra web