La formación es probablemente el intangible más tangible para un profesional del asesoramiento, pues cuando alguien vive de aconsejar a otros, la mejor garantía que puede esgrimir es un reciclaje permanente. Los asesores financieros cuentan con una valiosa herramienta a su alcance para lograr la confianza de su cliente: las certificaciones de EFPA.

Andrea Carreras-Candi, la directora de EFPA España, destaca en el post del blog de Banco Mdeilanumque “emitimos un certificado de cualificación que exigimos a cualquiera que pretenda entrar en la asociación”.  Carreras-Candi aclara que EFPA es el certificador, pero no prepara para los exámenes. A ellos corresponde establecer el temario, disponible en su página web para aquellos que pretendan prepararse por su cuenta. No obstante, existen 21 instituciones en España, incluidas varias universidades, que ofertan cursos o másteres específicos para afrontar este desafío.

David León, responsable de la formación de Banco Mediolanum, también defiende la filosofía EFPA, por la calidad de la formación exigida, y segundo, por el convencimiento de que, a largo plazo, el regulador acabaría exigiendo algún tipo de certificado para poder ejercer como asesor financiero. Al margen, en Banco Mediolanum cada curso pasa a la aprobación de EFPA para que sea homologado dentro de las 30 horas exigidas.