El pasado 18 de diciembre, la última sesión antes de las elecciones generales del 20-D, Antoni Fernández, gestor de Smart Social Sicav, decidió cerrar todas las posiciones de su cartera y dejarla al cien por cien en liquidez. Una decisión que le valió para zanjar 2015 con una rentabilidad del 6 por ciento evitando el desplome del 7 por ciento de la española en el mismo plazo. El viernes, invirtió el 40% de su cartera en EuroStoxx y S&P.

Puede leer aquí la noticia completa.