La capacidad de adaptación al cambio es esencial para sobrevivir. Ya han pasado siete meses desde que Francisco G. Paramés inaugurase un auténtico baile de sillas en el mundo de la gestión, con su salida de Bestinver el pasado 23 de septiembre, que fue secundado por otros gestores estrella como Iván Martín, con su marcha del Santander tan sólo un día después o Firmino Morgado, que abandonó Fidelity un mes más tarde. Desde entonces, los nuevos gestores que han asumido sus puestos ya han tenido tiempo suficiente para adaptar las carteras que heredaron a su gusto y los primeros cambios ya son visibles.

De los tres, el que ha pegado la vuelta más grande a la cartera recibida ha sido Fabio Ricceli que, lejos de ser un extraño para Fidelity, acumula 16 años de experiencia dentro de la casa. Pero como gestor del fondo más grande de bolsa española, el Fidelity Iberia, lleva desde el 3 de octubre, el mismo día que Morgado anunció su marcha para iniciar un nuevo proyecto en colaboración con Renta 4, W4I Investment Fund, sociedad en la que ya ha registrado tres fondos de inversión: W4I European Dividend, W4I European Opportunities y W4I Iberia Opportunities.

Consulte aquí el artículo completo