Una de las grandes críticas a la que han estado siempre sometidos los planes de pensiones es la poca gestión activa que ofrecen en muchos casos. A costa, eso sí, de elevadas comisiones. Un mantra que gana fuerza si se tiene en cuenta que, según los datos que ofrece Morningstar, tres de cada diez planes de pensiones de renta variable tienen sus mayores posiciones en ETFs (fondos cotizados que replican índices con bajos costes).

Aquí puede leer la noticia completa.