Los analistas creen que las entidades de la zona euro ganarán en 2016 406 millones menos de lo que preveían antes de las medidas del Banco Central Europeo (BCE). Es decir, creen que Draghi no solo no ha conseguido dar un impulso con sus medidas a la banca europea, sino que además ha traído con ella un tijeretazo del 1 por ciento en sus beneficios. La compra de deuda corporativa y el TLRO no compensarán el impacto de los tipos negativos.

Siga leyendo aquí la noticia completa.