La deuda de las empresas del Ibex 35 vuelve a los niveles de hace una década. En 2016 ascenderá a 175.000 millones de euros (según las previsiones del consenso que recoge Fact-Set), lo que quiere decir que representará 2,5 veces el resultado bruto de los miembros del índice. Esta ratio no era tan baja desde 2005, el mismo año en que Telefónica pagaba 26.000 millones de euros por la británica O2 y ACS entraba en Unión Fenosa por 2.200 millones. El ejercicio de 2006 también fue rico en adquisiciones y, mientras ACS seguía comprando (en esta ocasión, desembarcó en Iberdrola), el apalancamiento del índice pegaba el estirón.

Siga leyendo aquí la noticia completa.