Es la distancia que le separa de regresar a los 15.945 puntos que marcó el 8 de noviembre de 2007. ¿Tan lejos? Quizá los inversores no tengan esa percepción. Y no les falta razón. Porque las cotizadas del índice les han retornado rentabilidades a través de los dividendos que compensan la caída de los precios. El Ibex Total Return, que también incluye las retribuciones pagadas al accionista y las ampliaciones de capital, gana un casi un 1 por ciento desde aquel 8 de noviembre y, de hecho, el pasado abril alcanzó sus máximos históricos, superando aquellos niveles de 2007. Ahora el Ibex con dividendos se sitúa a un 11 por ciento de recuperar esta cota más alta, frente al 52 por ciento que tiene por delante aún el índice si se miran los precios.

Siga leyendo aquí la noticia completa.