elEconomista

IsaGaspar Periodista. elEconomista/Bolsas y Mercados

El ladrillo se amortiza ya en solo 20 años


Escrito 11 Feb 15

El tiempo que se tarda ahora en recuperar la inversión de adquirir un inmueble por la vía del alquiler es de 20 años. Aunque es un activo poco líquido, su 'atractivo' se acerca ahora, con salvedades, al de otros activos como la bolsa española, donde se precisan 15 años para rentabilizar una inversión por la vía del beneficio. Es la brecha más reducida entre ambos desde 2007.

Comprar una vivienda para ponerla en alquiler se encuentra en el punto más atractivo de los últimos siete años. Básicamente porque el tiempo que se tarda ahora en recuperar el desembolso que supone adquirir una casa en la capital de España por la vía del alquiler es de 20 años, según un estudio de Fotocasa.es. A priori, sin contextualizar el dato, puede parecer mucho. Pero lo cierto es que no se tardaba tan poco desde antes de la crisis.

Consulte aquí el artículo completo

Comentarios (2)

11 Feb 15

Veo como se siguen juntando letras en la prensa para no acabar
diciendo nada.


Tras mostrarnos los datos que un supuesto mercado del alquiler
presenta un 33% menos de rentabilidad sobre el mercado de acciones de
España, y enumerarnos una lista de hechos que desmontan cualquier
analisis que se puediera hacer de ese estudio, ¿Que pretende
elEconomista?¿Saldra alguna vez elEconomista de los numeros rojos
haciendo pasar por noticias lo que es un simple corta y pega rellena
informes de alguna charo en un puesto de trabajo prescindible?


11 Feb 15

¿está descontado de este supuesto retorno los gastos que genera una
vivienda en impuestos, la menor liquidez del mercado de alguiler sobre
el mercado de acciones y el riesgo inherente a tener alquilado un piso?


Recuerdo no hace mucho otro artículo similar en otro diario
económico. Se nota la campaña desde varios poderes para intentar que
la gente vuelva a confiar en el mercado immobiliario. Tal vez harían
mejor en intentar mejorar la protección jurídica de las personas que
tienen viviendas en alquiler que ante cualquier problema serio con sus
alquilados se quedan sin nada de la supuesta rentabilidad teórica.