Bajo su plumaje de paloma, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, esconde un puño de acero. Un hecho que ha permitido a la máxima funcionaria del banco central estadounidense mantener la cabeza fría en momentos de extrema volatilidad y no dejarse llevar por las expectativas del mercado. Ahora que factores desestabilizadores como China o el crudo comienzan a apaciguarse, la guardiana de la política monetaria estadounidense se prepara para concienciar al mercado de que su próxima vuelta de tuerca llegará pronto, probablemente en junio.

Siga leyendo aquí la noticia completa.