En un entorno en el que la mayoría de los activos han flaqueado, los inversores han buscado consuelo en el activo refugio por excelencia, el oro. Así, el precio de la onza se anota más de un 17% en lo que llevamos de año. Sin embargo, las previsiones no le dan al metal mucho más recorrido, de hecho, a precios actuales (sobre la cota de los 1.250 dólares) estaría sobrevalorado. 

Puestos a desembolsar más de 1.000 dólares, los inversores tienen otras opciones que cuentan con los pronósticos de su parte. Es el caso de Alphabet (Google). Los títulos del gigante tecnológico rondan los 760 dólares, aunque ya hay expertos que lo ven por encima de los 1.000 dólares de nuevo.

Sigue leyendo aquí la noticia completa.