Goldman Sachs recomendó recoger beneficios tanto en deuda como en renta variable de la periferia europea hasta que se aclare qué sucederá en Grecia, hecho que provocó que el Ibex llegara a caer ayer hasta un 2,57% (aunque cerró con un descenso del 0,7%). El objetivo de su retirada fueron los bonos españoles, italianos y portugueses, una circunstancia que hizo mella en la renta fija periférica.

Siga leyendo aquí la noticia completa.