Con la llegada de Fernando Abril-Martorell a Indra el pasado año, el rumbo de la compañía ha dado un cambio radical. Con el objetivo de realizar una limpieza que el mercado consideraba necesaria, la empresa cerró 2015 con pérdidas de 641 millones y la semana pasada dio un nuevo paso al lanzar una opa por el cien por cien de Tecnocom, de 305 millones, en una operación que implicará una dilución para el accionista del 6%.

Tras el anuncio, los títulos de la compañía han cotizado prácticamente planos, pero la operación se ha ganado el aplauso de los analistas: en solo una semana ha adelantado por recomendación a diez compañías del Ibex 35, según la Liga Ibex de elEconomista. 

 

Siga leyendo aquí la noticia completa.