Ni siquiera el mito de que la bolsa española ofrece una rentabilidad superior al resto de índices gracias a la retribución a sus accionistas ha servido para camuflar lo que hace en el año. A falta de 27 sesiones para que acabe 2015, el Ibex 35 Total Return (aquel que contabiliza, además de la evolución bursátil, el dividendo pagado por las compañías que lo componen) es el peor de los principales mercados europeos en este 2015. Su rentabilidad alcanza el 3,4 % en lo que llevamos de año, frente a grandes plazas que le adelantan con creces. Es el caso de París donde el Cac 40 Total Return se anota un 17%; también de Fráncfort, con un Dax que acumula unas ganancias del 13 %; o de Milán, en la que la rentabilidad del MIB con dividendos supera el 20%.

Siga leyendo aquí la noticia completa.