La inversión empresarial se ha convertido en uno de los talones de Aquiles tras el azote de la Gran Recesión en 2009. En Estados Unidos han tenido que pasar 18 trimestres consecutivos hasta que la inversión fija de las empresas recuperó sus niveles previos a la crisis. Si echamos un vistazo a la historia, la inversión de las compañías volvió a los máximos previos a una recesión en una media de cinco trimestres en todas las recesiones registradas desde la II Guerra Mundial.

 

Siga leyendo aquí la noticia completa.