Lierde, la sociedad en la que invierte su patrimonio personal la familia Alierta junto a otros inversores, reconoció ayer en su Día del Inversor que está barajando la opción de convertirse en un fondo de inversión si finalmente cambia el régimen fiscal de las sicavs. Una reflexión que viene después de la demonización que la mayoría de partidos políticos han acometido sobre estos productos durante los últimos meses, tildándolas de ser un producto ex profeso para los ricos cuando en realidad no es así: cualquier ahorrador puede invertir en ellas porque cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB); además, tienen el mismo tratamiento fiscal que los fondos de inversión (tributan al 1% mientras no se vendan las participaciones).

Lea aquí el artículo completo.