Esta semana, los dos líderes de los partidos emergentes en España, Podemos y Ciudadanos, fueron extremadamente críticos con las sicavs en su debate en La Sexta, al arremeter por desconocimiento contra la fiscalidad de estos productos. Las consideran instrumentos utilizados por los ricos para evadir impuestos, cuando lo cierto es que no tienen ventajas fiscales porque tributan al 1% del impuesto de sociedades -hasta que se vendan las participaciones, luego tributan entre el 21 y el 27%, como rentas del capital- como los fondos de inversión o los planes de pensiones y cualquier persona puede invertir en ellas a partir de una participación porque cotizan en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil). Además, si se miran sus resultados, a largo plazo son más rentables que los fondos.

Puede leer aquí el artículo completo.