Las sociedades de inversión de capital variable, más conocidas como sicav, realizan la mayor parte de sus inversiones en el extranjero pese a estar domiciliadas en España. De hecho, según los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), al cierre del tercer trimestre destinaban 9.545 millones a las inversiones nacionales frente a los 19.375 millones de las foráneas, es decir, el doble. Es una brecha que se ha ido ampliando durante el último año, ya que en junio de 2014 la diferencia entre ellas era solo de 4.000 millones frente a los 10.000 actuales.

Siga leyendo aquí la noticia completa.