Para no defraudar a los analistas, Iberdrola deberá aumentar su beneficio un 20,6% entre 2015 y 2018, hasta superar los 2.900 millones. La eléctrica presenta mañana sus resultados de 2015 y su plan estratégico para el periodo 2016-2020 y, de cumplir con las estimaciones de los expertos, la compañía presidida por Ignacio Galán alcanzaría en 2018 un nuevo récord de beneficio, al rebasar los 2.871 millones de euros que obtuvo en 2010. Respecto al ebitda (resultado bruto de explotación), el consenso espera que se sitúe en los 8.500 millones en 2018, es decir, que aumente más de un 16% en el trienio.

Puede leer aquí la noticia completa.