Mucho se ha hablado del agotamiento de la renta fija en Europa durante 2015. Sin embargo, quienes hayan tenido un fondo de inversión con exposición a esta clase de activo habrán tenido un tesoro: han acumulado una rentabilidad media del 4,5% en los últimos dos meses, según los datos de Morningstar. Es más, lo raro es que hayan registrado un comportamiento negativo, ya que el 98% de los fondos de inversión de deuda europea (de los 1.400 productos que existen) suben en este periodo.

Parece el cuento de Que viene el lobo, pero el lobo nunca llega. Desde mediados del año pasado las perspectivas eran nefastas para la deuda europea, que sin embargo a día de hoy sigue dando alegrías. No era de extrañar, después de un año excepcional como fue 2014, en el que subieron de media un 7,4% en el año. De momento, el mercado ha dejado estas rentabilidades sin que haya comenzado la avalancha de liquidez que llegará con el inicio de las compras de deuda del Banco Central Europeo (BCE), lo que podría aumentar aun más las rentabilidades. Así lo cree Miguel Ángel Ribera Moles, director de inversiones en España de Cajamar: "El gran reto va a estar en la renta fija, en un entorno marcado por tipos ultra-bajos y por la compra de bonos por parte del BCE".

Consulte aquí el artículo completo