Los fondos de inversión domiciliados en España van a disponer de una nueva forma de rentabilizar sus carteras. La industria espera que a lo largo de este año los fondos puedan entrar en el negocio del préstamo de valores, una parcela que hasta ahora tenían vetada y que permitirá obtener un rendimiento adicional a los partícipes. Estas ganancias variarán en función de cómo el fondo saque partido del alquiler de los valores que tenga en cartera, pero fuentes de la industria consultadas estiman que el partícipe podrá obtener un plus de en torno a 25 puntos básicos de rentabilidad.

Aquí podéis leer el artículo completo.