Hablar de pagos cuatrimestrales, recompra de acciones o sólidas políticas de retribución al accionista es hacerlo de los dividendos norteamericanos. De hecho, todos y cada uno de los componentes del Dow Jones compensan a sus accionistas vía dividendos, una circunstancia que no ocurre en todos los índices. De ellos, un 80% ofrece, a precios actuales, un rendimiento superior al 2% por sus pagos de 2015. Además, hay otro factor que aumenta el atractivo de estas remuneraciones: el dólar.

Y es que la revalorización que acumuló la divisa de Estados Unidos en 2014 frente al euro benefició a todos aquellos inversores en bolsa americana. Para muestra un botón. Si hace nueve meses (cuando el dólar/euro marcó su mínimo anual) cobró un dividendo de unos 0,70 dólares por acción, al cambio habría obtenido 0,50 euros. Pues bien, con el tipo de cambio en 0,8436 euros, ese pago se traduciría en un dividendo de 0,59 euros, cerca de un 18% más.

Lea aquí la noticia completa.