Los bajos tipos de interés y una renta variable alcista aumentan las opciones para buscar financiación por parte de las firmas familiares que buscan la disciplina del mercado para crecer.

En un contexto de bolsa alcista y de tipos bajos (que abaratan las emisiones de bonos corporativos) tiene sentido que las compañías familiares españolas estén buscando fuentes de financiación alternativas a la bancaria.

Este tipo de empresas ha acudido en múltiples ocasiones al capital riesgo, una opción que, según comentan fuentes del mercado, no les satisface, ya que ese tipo de inversores entra a corto plazo: pone su capital para desaparecer del accionariado en unos años. Nada que ver con el enfoque largoplacista de las empresas con un núcleo familiar.

Consulte aquí el artículo completo