Tras la salida de River Patrimonio FI - el fondo de inversión de Esfera Capital Gestión del que soy gestor - al mercado hace cinco meses y la publicación hace unos días mi primer artículo en Finect, algunos foreros se han puesto en contacto conmigo para hacer algunas consultas o requerir algunas aclaraciones.

Uno de los temas más recurrentes por el que me han preguntado es si he realizado o dispongo de backtests con los que ver como se hubiera comportado el fondo en los últimos veinte o treinta años.

Comentaba con Juan Ribas, ciberamigo del fondo, que efectivamente he realizado muchas simulaciones, aunque no estoy del todo convencido de utilizarlas como herramienta de comunicación. Por una parte, nadie publica un backtest malo. Nunca. Por otra, me preocupa el uso que se suele hacer de ellos. Si miramos un plazo suficientemente largo, utilizamos una línea suficientemente gruesa y escogemos la escala adecuada, el inversor tiende a infravalorar lo difícil que hubiera sido realmente vivir invertido en estrategias que sobre papel parecen claramente ganadoras. Aún y así, es natural que quienes se plantean invertir en un gestor sin un historial público quieran verlos.

Juan me contestaba también que entendía que "los backtest sirven para reforzar creencias, pero en ocasiones te mantienen en el error porque ves lo que quieres ver", con lo que estoy totalmente de acuerdo. Comentamos de paso algunos ejemplos de proyectos que han mostrado backtests históricos multi década como reclamo para captar fondos que lamentablemente después han terminado decepcionando y otros que, por ser tan espectaculares, incluso echan para atrás. Rara vez encuentro un backtest que deje claro que lo que muestra es solo una de las infinitas posibles realidades que podrían haber ocurrido, explica por qué la estrategia ha funcionado en este entorno (y en qué entornos podría no funcionar) y es transparente con sus inconvenientes.

Al final siempre estamos con el gato que se muerde la cola. Por ejemplo, históricamente se ha observado la existencia de los archifamosos premiums small cap y value - también muchos otros como dividendo, calidad, minvol, etc. - por lo que es fácil dar con estrategias cuantitativas que utilizándolos muestren en simulación buenos resultados a largo plazo. Lo que es más raro es que con el backtest quede claro que, a su vez, todas estas anomalías han pasado por travesías por el desierto muy largas y que no tienen por qué materializarse durante los próximos quince años. Personalmente algunas ni siquiera me queda claro que sean anomalías repetibles. Lo mismo ocurre con estrategias trend, con buy and hold, con la renta variable, con todo. Como dicen en Newfound Research "no pain, no premium".

Sin ir más lejos, los resultados simulados de mi sub cartera trend en los últimos treinta años son espectaculares, pero no se me ocurriría ni por asomo sugerir que se repetirán en el futuro. Las estrategias trend de medio/largo plazo funcionan cuando hay tendencias negativas y prolongadas en el tiempo (2002, 2008) y sufren en periodos con mercados volátiles y 'laterales' (2015, 2018). Como no tengo ni idea de si el próximo ciclo nos traerá mercados que se verán beneficiados por una u otra estrategia, ni tampoco sabemos si las próximas crisis serán como las anteriores, prefiero combinar estrategias ¡aunque el backtest muestre que al sumar la sub cartera buy and hold el resultado del portfolio final empeora!

En mi opinión combinar estrategias tiene sentido, y el backtest me sirve para corroborar que en los últimos treinta años hubiéramos conseguido cumplir el objetivo de participar y proteger. Listo. Si nos ponemos a toquetear la simulación está claro que acabamos con unas cifras con las que parece que la vamos a sacar siempre del estadio, pero no se trata de eso. De nuevo en mi opinión, primero está que combinar activos 'permanentes', estrategias, factores y gestión de timing tiene sentido conceptualmente, y luego hago un backtest que muestra que no nos hubiera ido mal en estos últimos treinta años. Sin una base teórica sólida la evidencia empírica no tiene valor. Quizás en los próximos treinta esta estrategia no funcione tan bien, quizás funciona mejor, pero pase lo que pase, en mi opinión, seguirá teniendo sentido.

Rafael Ortega Salvador

Gestor de River Patrimonio FI