Este mes ha continuado la subida del mercado, llevando a nuestro fondo prácticamente a máximos históricos. Seguimos manteniendo un optimismo cauto, ya que a corto plazo podemos ver retrocesos inesperados. Para protegernos llevamos una cobertura de, aproximadamente, el 15% de la cartera con opciones del Nasdaq.

Por otra parte, hemos entrado definitivamente en el sector de la automoción. El momento en el que el impacto de la conducción autónoma y la electrificación en esta industria va a ser relevante está llegando y hemos querido formar parte de este cambio. Ante la incertidumbre que puede generar, limitamos nuestra apuesta al 5% de la cartera ya que esperamos mucha volatilidad en el sector. Actualmente tenemos posiciones en Navya (0,36%), Tesla (1,48%), Lyft (0,41%) y Michelin (1,18%). 

Aprovecharemos la volatilidad para ir entrando en los valores a mejores precios.

Supongo que en un fondo de robótica sorprenderá que hayamos elegido Michelin para estar en cartera, pero el objetivo del fondo es aprovechar la irrupción de la robótica, no solo invertir en empresas de robótica. En este sentido esperamos que la extensión del coche autónomo reduzca el número de los vehículos en propiedad y el trasporte se extienda como servicio (TaaS). Eso supondrá la fabricación de un menor número de unidades que recorrerán un gran número de kilómetros. Con la irrupción del coche eléctrico también disminuirá el coste por kilómetro y el peso de los vehículos. Todos esos factores van a perjudicar a los fabricantes, pero tendrán un efecto positivo sobre el consumo de neumáticos a largo plazo. La inclusión de Michelin en la cartera pretende aprovechar esa tendencia, a la vez que aporta estabilidad al rendimiento.

Leer el informe completo

Ferran Casarramona
Gestor de Esfera Robotics FI