eToro
eToro
Continúan las correcciones en el S&P500 y el Ibex-35 vuelve a zona de soportes.

Continúan las correcciones en el S&P500 y el Ibex-35 vuelve a zona de soportes.

0
Me gusta
1
Comentar
Guardar

Nueva semana de alta intensidad en los mercados mundiales con el epicentro en la tecnología. Por primera vez en desde abril, el Nasdaq100 experimenta correcciones importantes que, pese a mantener intacta su estructura alcista de medio plazo, plantean serias dudas a una parte de la comunidad inversora. 

En este sentido, son varias las cuestiones a observar y que, vienen a centrarse de alguna forma en los siguientes puntos

1)    US election 
2)    Brexit 
3)    Cold War – China / USA
4)    Mayor RALLY de la historia desde marzo de 2020 de las bolsas USA (hasta hace una semana)
5)    Economía mejor que hace 5 meses, pero NO mejor que hace 1 año
6)    Desconexión Bolsas con la economía
7)    RISK-ON desde junio hasta septiembre
8)    Nuevas medidas fiscales
9)    Vacuna para el Covid-19
10)    Resultados empresariales

Con respecto a los resultados, con el 99% de las empresas ya habiendo reportado sus resultados, los siguientes gráficos muestran claramente la situación de los mismos y de las ventas. Mientras que estas últimas caen un 10,3% (año contra año), los resultados empresariales lo hacen un 49%.

Las previsiones actuales para el S&P500 consideran una recuperación de los resultados hasta el -20% en el Q3 (año contra año) y del -16% en el Q4. 

¿Es el momento para empezar la rotación de las carteras?

Mucho se ha hablado sobre la gran divergencia existente entre el comportamiento de las bolsas y la marcha de la economía. Tener al S&P500 ganando en el año de la pandemia cerca del 6%, o al tecnológico Nasdaq100 más de un 24%, mientras que el PIB del país cae a una tasa anual del 31,7% en el segundo trimestre y mantiene una tasa de desempleo del 8,4%, ha generado mucha narrativa sobre las razones y motivos que están llevando a estas grandes diferencias. Más allá de que la economía financiera se adelanta a la real, y siendo conscientes de la sustancial mejora futura de aquellas magnitudes macroeconómicas, lo cierto es que parte del argumento utilizado para explicar esa disparidad, versa sobre la idea de tener un Nasdaq100 donde las 10 primeras acciones por capitalización concentran el 50% del peso del índice o que, en el caso del S&P500, son 10 las compañías que ponderan hasta un 29% en un entorno de rápida transformación hacía una economía digital. Esa fuerte concentración de los beneficiados por el coronavirus, impulsada además por la entrada constante de flujos (gestión pasiva incluida), estaría provocando gran parte de la disparidad señalada.  

Del lado de los tipos a largo, los gráficos siguientes muestran dónde estamos ahora mismo a 30 y 15 años del tipo fijo hipotecario en US. 

Volviendo a las bolsas, tras la colosal evolución de ciertas acciones como Tesla, Apple, Netflix o Amazon que han llevado las valoraciones hasta niveles extremadamente elevados (Tesla ha llegado a cotizar a un PER superior a 1038 veces, Apple a 36, Netflix tiene un ratio cercano a las 85 veces y el de Amazon se sitúa en 127), junto al recuerdo de viejas prácticas desarrolladas por Wall Street para seguir atrayendo al inversor, los splits como medida para lograr cotizaciones más atractivas, son claros síntomas del momento de ciclo de esos títulos y de la euforia dominante que, cuando las expectativas no se corresponden con la realidad, terminan por afectar vía volatilidad a los inversores. 


Así las cosas, resulta que la anterior referencia sobre la divergencia entre bolsas y economía no es correcta si atendemos a la globalidad del mercado. Dicho de otro modo, analizando la totalidad de las empresas cotizadas en Estados Unidos (S&P Total Market Index), resulta que el 65% de las casi 3650 acciones listadas cotizan con pérdidas en 2020, siendo la mediana de rentabilidad del ejercicio superior al -13%. Es decir, si tomamos todo el universo de compañías, éstas reflejarían en cierta medida, la realidad económica actual y el complicado devenir esperado por una parte de los agentes económicos. 

Es en este contexto cuando surge la duda de cuáles podrían ser entonces las próximas acciones ganadoras. Si las tecnológicas y demás beneficiados por el covid-19 han corrido ya tanto que se han alcanzado valoraciones peligrosas, si el apoyo de los bancos centrales y gobiernos seguirá siendo una constante en el medio plazo y si, finalmente nos creemos que la economía real empieza a recuperarse, en esa situación, las empresas de mediana y pequeña capitalización, que son en definitiva las grandes rezagadas y afectadas por la situación económica actual, podrían convertirse en las nuevas estrellas que brillen en los mercados. 

Tomando como base la rentabilidad positiva y negativa de todo el universo de acciones, agrupadas por los principales sectores en 2020 (YTD, fuente seekingalpha), obtenemos la siguiente tabla. Podemos comprobar como, por ejemplo, el sector tecnológico tiene un 32,70% de toda la rentabilidad positiva generada en el año. Le sigue el sector de servicios de comunicación, con Netflix a la cabeza, que aporta un 16,7% del total rentabilidad positiva. 

Por el contrario, el sector financiero es el máximo generador de rentabilidad negativa, con un 25,1% y solo aporta un 3,3% en el lado positivo. El sector salud, pese a que aporta un 12,6% de rentabilidad positiva, tiene otros componentes que no lo están haciendo tan bien, generando un 14% del total números rojos.  

Utilizando la misma muestra de activos y, separados por deciles, podemos observar esa misma diferencia de forma más clara. En este caso llegamos a resultados similares (fuente mad-dividends.com) tomando como referencia los últimos tres meses (hasta inicios de septiembre) y el mismo universo. 

Esto nos hace llegar al punto de partida. Si la economía en Estados Unidos realmente repunta y vuelve a cierta normalidad, la gestión activa y la búsqueda de valor puede recuperar sentido. Existen unas 2400 empresas que sí están sufriendo las consecuencias de la crisis sanitaria, cuyo impacto económico se ha notado en las cotizaciones como hemos visto. La rotación sectorial, abandonada en los últimos tiempos, puede tomar sentido para un inversor de largo plazo que piense que, tras los fuertes movimientos observados en los valores de alta capitalización, sea ahora el momento de ajustar las ratios de rentabilidad-riesgo que le pedimos al mercado. 


S&P500 
Comentario Técnico. NO recomendación de operación alguna. 

El mes de septiembre contínua con los ajustes de precios, totalmente normales tras un ascenso tan importante del índice en tan poco tiempo, llevando los precios hasta niveles coincidentes con la media movil de 50 sesiones. Justo por debajo, en los 3280-3290 tenemos el primero de los soportes relevantes. Insistimos en que, perderlo seria perforar la media de corto plazo y quedaría abierto el camino hacia los 3100 puntos. De momento, tomaremos como escenario más probable el poder pasar a zona de consolidación a la espera de ver si existe fortaleza suficiente para sustentar este primer nivel de soporte. 



El Nasdaq100 dibuja idéntico movimiento con soporte relevante en los 11.000 puntos. Por debajo, son los 10450/500 y los 10.000 puntos los soportes a vigilar. 


La volatilidad sigue descontando esta etapa de incertidumbre, con fecha clave en las elecciones de Estados Unidos.  

Ibex-35
Comentario Técnico. NO recomendación de operación alguna. 

Nueva semana donde parece que nada ha sucedido. Sin embargo, la debilidad manifiesta extendida en el tiempo es ciertamente peligrosa pues, cualquier situación que rompa con la “tensa estabilidad” en la zona de soportes podría, con mucha facilidad, provocar descargas de precios importantes en dicha zona de debilidad. De momento, seguimos con el rango marcado en semana anteriores; por abajo, son los 6840-6850 puntos el soporte clave. Por arriba, la resistencia delimitada por la zona de los 7300 puntos, marca el techo de dicho rango. Si los precios superan esta referencia, directos a los 7500 puntos. Si se pierde el soporte, a los 6500.  Puede regresar cierto interés a este indicador como estrategia de sentimiento contrario (a un lado u otro). 

Criptomonedas

Se recupera esta semana el mercado de criptoactivos con un alza en la capitalización que se sitúa en los 350.000 millones de USD (no olvide que no equivale a una capitalización de una acción clásica). El BTC representa un 55,8% en el total mercado, experimentando importantes descensos semanales. 

Semana de rebote y buena recuperación en todo el ecosistema. BTC sube un 3%, ETH un 10%, XRP cerca del 5% y LTC más de un 5%. Parece que los soportes han aguantado y que, tras la descarga de la semana pasada, los compradores de más largo plazo van acumulando posiciones en los valores relevantes.

Bitcoin (BTC)
Comentario Técnico. NO recomendación de operación alguna. 

Aguantan esta semana, los niveles iniciales de soporte de la zona 10.500 / 10.000 USD del BTC. Por abajo, la zona real a observar está en los 9600 y, como zona clave que no debe perderse, para seguir pensando en cotas mayores, los 8800 con extensión hasta los 8600 USD. Si el actual movimiento obedece a un simple “pull back”, los precios no deberían perder esa zona de mínimos vistos las semanas pasadas. Por arriba, son los 11.000 USD el primero de los objetivos a batir y la zona de los 12.000 USD la siguiente resistencia. 


Del lado del sentimiento, se ha pasado de un cierto grado de euforia a todo lo contrario, lo que suele ser interpretado como un signo alcista de corto plazo. 

ORO (GOLD)

Continua la consolidación del oro con zona inicial de soporte en los 1900 USD y, a su vez, el gran rango de control lo delimitan los 1750 – 2060 USD. Por abajo, primero los 1900 USD, los 1800 y los 1750 marcan los soportes relevantes. Precios por debajo de los 1750 significaría dar por concluido el impulso alcista actual. Por encima de 2060, el oro entraría en subida libre. La media de corto plazo, justo en la zona 1900, será uno de los indicadores por la zona baja. 


Disclaimer: Este contenido tiene fines informativos y educativos únicamente y no debe considerarse como un asesoramiento de inversión o una recomendación de inversión. El rendimiento pasado no es una indicación de los resultados futuros. Los CFDs son productos apalancados y conllevan un alto riesgo para su capital

Únete ahora a eToro y compra acciones sin pagar comisiones

0 ComentariosSé el primero en comentar
User