Fidelity International
Fidelity International
Fidelity: El gráfico que muestra la marea de liquidez que hace historia

Fidelity: El gráfico que muestra la marea de liquidez que hace historia

2
Me gusta
1
Comentar
Guardar

Este gráfico se fija en cómo el aluvión sin precedentes de liquidez en dólares podría afectar a los mercados de activos y la política monetaria conforme avance 2021.

Entre otros acontecimientos sin precedentes ocurridos el año pasado, el siguiente gráfico se fija en cómo la oferta monetaria M2 de EE.UU. experimentó a finales de 2020 un crecimiento interanual récord del 24%, el mayor desde que se iniciaron los registros antes de la Gran Depresión. Y sigue estando en niveles muy elevados. Entretanto, la tasa de ahorro personal de EE.UU. tocó techo en el 33,7% en abril, pero desde entonces ha descendido hasta niveles más normales, lo que supone una tranquilizadora señal de que el consumidor estadounidense, que supone casi el 70% de la mayor economía del planeta, está volviendo a gastar.

A escala mundial, el valor en dólares de la oferta monetaria aumentó un 17% el año pasado, hasta un total de 104 billones de dólares. Pensamos que la magnitud de esta relajación monetaria (expansión del balance) probablemente se mantenga. En un mundo con respiración asistida, los bancos centrales tienen que sostener un sistema que depende de los tipos reales negativos para poder devolver la deuda.  

Sube la marea  

Este aluvión de liquidez en dólares está calando en todas las dimensiones de los mercados de activos y su impacto es abrumador en ausencia de una utilización productiva real en la economía. En nuestra opinión, eso probablemente beneficie a los activos de riesgo como los bonos corporativos, la renta variable y las monedas utilizadas habitualmente en el carry trade, a pesar de que las valoraciones están forzadas en algunas áreas. Pero esto tendrá un coste, incluida una tendencia bajista estructural en el billete verde. Además, preveo que la inflación dará señales de vida en 2021.

Sin embargo, lo que preocupa es que los rendimientos reales empiecen a subir cuando terminen los confinamientos. Durante las últimas semanas se han observado las primeras señales en este sentido. Si los rendimientos siguen subiendo y la inflación remonta, podríamos ver turbulencias en la curva de tipos de EE.UU. (mayor inclinación), lo que, a su vez, provocará una ampliación temporal de los diferenciales en los mercados de deuda corporativa, con el consiguiente hundimiento temporal de las bolsas, principalmente el sector tecnológico.

No obstante, no creo que estas caídas duraran mucho. Los bancos centrales no pueden cruzarse de brazos y ver cómo los rendimientos reales suben. Estos días, el sistema solo se conforma con unos rendimientos cada vez más negativos. La deuda pendiente es, sencillamente, demasiado elevada. Para la Fed ya no hay marcha atrás.

Por Steve Ellis, CIO global de renta fija en Fidelity

0 ComentariosSé el primero en comentar
User