Tras la reunión de ayer de la Reserva Federal, compartimos a continuación el comentario de Stephanie Sutton, directora de inversiones de renta variable en EE.UU, con su valoración:  

"Como se esperaba, la Reserva Federal de EE.UU. mantuvo inamovibles los tipos de interés, usando la excusa de la volatilidad y una desaceleración a nivel global para justificar su decisión.

El flujo de robustos datos económicos -en particular los referentes al mercado laboral- y la recuperación de los mercados financieros reforzaban los argumentos para una subida de tipos, pero finalmente la incertidumbre sobre la economía global, la debilidad en el sector manufacturero doméstico y el todavía fuerte dólar fueron razones más poderosas para no llevarla a cabo.

Es importante destacar que la Fed es pragmática y ha aprendido a comunicarse bien con los distintos actores del mercado. En un movimiento sorprendente, la Fed redujo el número previsto de incrementos de tipos para el resto del año, evitando dar señales agresivas. La predicción ahora apunta a dos subidas en 2016 en lugar de cuatro. Los inversores seguirán vigilantes en la reunión de junio.
 
Las acciones reaccionaron bien al anuncio, con una subida del S&P 500 y el dólar debilitándose en línea con el tono de la reunión. Mirando al futuro, esperamos incrementos graduales de tipos más adelante durante el año mientras los datos económicos sigan siendo favorables. La Fed seguirá monitorizando factores tanto domésticos como externos antes de realizar su próximo movimiento".