Por Trevor Greetham, director de Asignación de Activos de Fidelity
 
La rebaja sorpresa por parte del BCE de los tipos de interés al 0.25% subraya nuestras perspectivas positivas para los mercados de renta variable global.
 
El crecimiento global se está recuperando pero ningún banco central piensa ni siquiera en subir los tipos de interés. La Fed es reacia a reducir sus compras de bonos, el BCE acaba de recortar tipos y sigue abierto a futuras acciones (incluso tipos de interés negativos), el Banco de Inglaterra ha prometido mantener los tipos bajos y se espera que el Banco de Japón siga imprimiendo dinero durante el próximo año o incluso más tiempo.
 
Una fuerte subida de la inflación cambiaría las cosas pero no hay señales de que vaya a ocurrir. Si el exceso de capacidad y la ralentización estructural de China siguen presionando a la baja el precio de las commodities, entonces la actual expansión económica podría seguir hasta 2014 y más allá.