El verano ha traído unos mercados con bastante volatilidad, donde el factor más disruptivo de todos ha sido la subida de los bonos soberanos que ha situado a muchos de ellos en rentabilidades negativas. El bono de referencia europeo (el bund alemán a 10 años) ha llegado a tener una rentabilidad negativa del 0.80%. Este hecho se ha trasladado de manera muy clara a los activos de renta variable, donde los sectores y negocios de larga duración (staples, infraestructuras, utilities, farma y defensivos en general) han seguido teniendo un comportamiento relativo muy positivo.

 La razón para esto ha sido el continuo empeoramiento de los datos macro en todo el mundo, especialmente en el sector industrial y manufacturero donde llevamos ya varios trimestres de contracción (exacerbados por la guerra comercial). Y donde los precios se han corregido ya de manera importante desde que empezó este mercado bajista cíclico en febrero del año pasado.

 El mayor riesgo que vemos ahora, es que esta debilidad se empiece a trasladar al consumo, que hasta ahora ha aguantado excepcionalmente bien pero que empieza a mostrar algún signo de debilidad y que la tan anunciada recesión acabe por llegar.

A esta situación macro hay que añadir además la diferencia de valoración entre segmentos enteros del mercado, con sectores cotizando a valoraciones relativas extremas (tanto en un lado como en el otro) lo que hace este momento tan difícil de gestionar.

 Todo el espectro cíclico (materias primas, semiconductores, químicas, bancos) está, a nuestro modo de ver, cotizando a valoraciones muy atractivas mientras que los sectores más defensivos están empezando a cotizar a ratios un poco excesivos.

 Nosotros, y dentro de las diferentes temáticas en las que invierte el fondo, hemos ido quitando ¨fichas¨ de la parte más defensiva y ligada a consumo no cíclico hacia negocios más cíclicos con perspectivas de mejora en los próximos trimestres. Dentro de nuestra estrategia de largo plazo y al haber iniciado el fondo su andadura unos meses antes de que se iniciara este mercado bajista cíclico en el que seguimos inmersos, hemos tenido que ir surfeando el ciclo lo mejor posible. Entendiendo que este es un fondo que invierte en negocios de crecimiento que se benefician de alguna de las megatendencias seleccionadas, pensamos que en los próximos trimestres deberíamos ver una buena base para estar invertidos en compañías ganadoras del próximo ciclo.

 Seguimos manteniendo una exposición muy concentrada en negocios de ciclo largo (Airbus, Alstom) con negocios más cíclicos pero muy bien gestionados que están cotizando a valoraciones muy atractivas (Infineon, Covestro, Trigano, Daimler). Una última parte de la cartera esta invertida en compañías relacionadas con nuestra temática de cuidado del medio ambiente (SCA , EDPR, NORDEX, BEFESA)