Ricardo Seixas, CEO de Fidentiis Gestión SGIIC y gestor de la estrategia Iberia Long Short, intervino en el Congreso Anual de ASEAFI para hablar de "Activos Alternativos". Su ponencia trataba sobre el efecto favorable de una estrategia que, como Iberia Long Short, es capaz de gestionar las emociones del inversor, más propenso al miedo a perder que al placer de ganar, aportándole tranquilidad y estabilidad en el largo plazo. 

La clave es aplicar un estilo de gestión que ponga el foco en la combinación de varios factores. En primer lugar, la exposición neta al mercado: una exposición neta del 30% produce una menor volatilidad, pero, ¿cómo se alcanza la rentabilidad? A través de  coberturas. Por lo que al inicio,  la estrategia era estar largos en Ibex (70%) y cortos en S&P (-40%), dada la alta correlación entre ambos índices. Pero en 2010, esta correlación desaparece y el gestor percibe que con ello, no  asegura el control de la volatilidad ni mejora la rentabilidad.

La solución, una gestión activa que module tanto la exposición neta como la bruta, logrando que la volatilidad se sitúe siempre por debajo del 8% (media anual desde inicio en torno al 6%). Y una estricta selección de valores , que aporte a la cartera rendimientos tanto por su alpha (rendimiento extra respecto al mercado) como su beta (nivel de exposición a riesgo de mercado). Con ello, Iberia Long Short ha conseguido rendimientos positivos en las tendencias alcistas, protegiendo al partícipe en las bajistas. Desde marzo de 2007, la rentabilidad acumulada es el 45,19% (a cierre mayo 2019), frente a una caída del Ibex 35 de -36,84% en el mismo período.