Ricardo Seixas, CEO de Fidentiis Gestión SGIIC, intervino en el Foro Independent's Day sobre Gestión Independiente de la semana pasada. En su ponencia, habló sobre la importancia de una gestión eficaz del riesgo, enfocada en la preservación del capital, que consigue rendimientos positivos y menos volátiles, y evita que el inversor tome decisiones movidas por las emociones, y perjudiciales para su cartera. Porque, según Seixas, "la diversificación no lo aguanta todo".

"Un gestor independiente aporta valor trabajando totalmente alineado con los intereses de su cliente" dijo Seixas. Por ello, es capaz de gestionar con eficacia los riesgos del inversor, tanto si invierte de forma directa como si lo hace a través de fondos: riesgo de mercado, riesgo del gestor, riesgo de estilo (saber elegir el estilo más adecuado al momentum de mercado), riesgo de asset allocation (cualquier activo pueden aportar volatilidad a la cartera), y riesgo de la propia clase de activo. 

¿Qué puede aportar la gestión independiente al inversor para conseguir su tranquilidad y evitarle  emociones dolorosas? la prioridad centrada en la preservación del capital.  Un enfoque que resuelve los problemas derivados de esta amplia gama de riesgos: el de estilo, con el análisis top down que identifica el estilo adecuado al momentum del ciclo; el de la cartera, con una gestión activa que facilita el trasvase entre clases de activos en función del estilo y del ciclo;  y el de clase de activo, con el uso derivados para proteger al activo de las caídas, y mantener su nivel de riesgo.  El único riesgo que es propio de la gestión independiente es "el riesgo reputacional de salirse de la tendencia del mercado, para buscar el binomio rentabilidad/riesgo óptimo para el inversor", concluye Seixas.