La renta fija emergente comenzó bien el año, pero en mayo el panorama se estropeó tras los sobresaltos en Turquía y luego en Argentina. Pero no hay que perder la calma. Es en esos momentos malos cuando surgen las buenas oportunidades.