Cada días las prácticas ambientales, sociales y de buen gobierno tienen más valor para las compañías y los inversores. Sobre ello, habla Miriam Fernández, de Ibercaja Gestión, quien señala que la inclusión de criterios ASG en las inversiones “permite una minimización del riesgo reputacional y, por ende, del riesgo operativo”.