• ¿Cómo van a ser los resultados del segundo trimestre?, ¿podrían ayudar a enderezar a unas Bolsas que están un poco apagadas?

La tendencia creciente de beneficios empresariales va a continuar sirviendo de apoyo a las bolsas a lo largo del año. Más aun en esta coyuntura tan agitada por las tensiones comerciales que amenazan con ralentizar la recuperación económica y por el proceso de normalización de tipos de interés por parte de los bancos centrales. Ya 2017 fue el mejor año en cuanto a beneficios desde 2010. Por fin se rompió la tendencia de ir revisando a la baja las estimaciones de resultados esperados para el conjunto del año a medida que transcurrían los meses. Este año va a ser similar en ese sentido: para 2018 esperamos un crecimiento de beneficios en Europa del 10,7%, casi un punto superior al esperado a finales de diciembre pasado.

En la publicación de resultados de este segundo trimestre se espera que las empresas europeas muestren una tasa de crecimiento de beneficios cercana al 9% con respecto al segundo trimestre de 2017. El sector con mayor crecimiento esperado es el de energía (+73,1% vs 2T17) mientras que el de utilities va a ser el más débil (-18,6%).

Al igual que en los trimestres anteriores los ingresos siguen ganando protagonismo. Para este trimestre se estima que las ventas de las empresas europeas crezcan al 6,4% frente a las de 12 meses atrás. De nuevo el sector que destaca es energía (+35,2% vs 2T17) y a la cola se queda el de telecomunicaciones (-5,5%). El positivo apalancamiento operativo es un factor clave en este contexto que ayuda a impulsar los beneficios.

En la medida que las empresas sorprendan positivamente a los inversores en la publicación de sus beneficios de mitad de año, las bolsas europeas podrán encontrar el detonante para salir de los niveles actuales, que suponen una valoración de 14,2 veces los resultados de 2018e.

  • ¿Qué mensajes creen que trasladarán las empresas sobre el impacto que puede tener la guerra comercial?, ¿qué sectores pueden mostrarse más resistentes y qué otros pueden ser más vulnerables?

Lo esperado es que las empresas sean cautas a la hora de hacer estimaciones acerca del impacto de posibles guerras comerciales. Podrían dar algún tipo de guía o sensibilidad en sus cuentas a posibles aranceles impuestos, pero no creo muy probable que se muestren favorables a anticipar efectos posibles.

Los sectores europeos que se estima podrían verse más afectados por la imposición de aranceles por parte de USA a la importación son: el automovilístico y de transporte, el del acero y aluminio, el energético y el farmacéutico. Los sectores más domésticos como el financiero o de utilities estarían más al margen de los efectos negativos directos.

  • ¿Qué mercados, por áreas geográficas, pueden ser más vulnerables a las malas noticias de sus empresas y cuáles pueden verse reforzados?

El crecimiento más elevado en este trimestre se espera para las empresas de Reino Unido, con una tasa de crecimiento de los beneficios del +29,4% frente a los del 2º trimestre de 2017. El mayor peso de las compañías energéticas y de recursos básicos así como el efecto base son las causas de que se espere este comportamiento destacado. Por el lado negativo destaca Portugal con un -17,6% esperado por los analistas para la publicación de este trimestre

  • ¿Podemos ver en España mejores noticias que en otros sitios debido a que tiene menos compañías expuestas a la guerra comercial?

Es cierto que la exposición a la guerra comercial de las empresas españolas es  menor que la de otras, como las alemanas. Dentro de las empresas cotizadas las de mayor peso en los índices españoles son los bancos (33% en el IBEX 35) y las utilities (15%), dos sectores con mucho componente doméstico. Sin embargo, como he anticipado, Utilities, es el sector es para el que se espera el peor dato en la publicación de resultados para toda Europa, con un decrecimiento del 18,6%; mientras los bancos crecerán en torno al 7,4%.

El sector energético, el que más brillará en Europa en esta temporada de resultados del 2T18, no alcanza un 7% de peso en el índice selectivo español. Por lo que su destacado crecimiento esperado de beneficios del 73% tendrá mucho menos impacto en la bolsa española que en las de otros países.

 

 

Anabel Laín Aliaga

Gestora de Fondos de Inversión

Ibercaja Gestión