Whatever it takes

El sexto aniversario de las famosas declaraciones de Mario Draghi  “whatever it takes” que realizó en julio de 2012, coinciden con el 20 aniversario del establecimiento del BCE que celebramos el pasado mes de junio. Desde luego han sido años complicados, donde el BCE se ha convertido en uno de los más firmes defensores y garantes de la Unión Europea, sin dejar nunca su papel de “vigilante” de la economía del viejo continente. 

Las declaraciones de Draghi en aquel momento supusieron un punto de inflexión para la economía de la zona euro, al mostrar el grado de compromiso de la autoridad bancaria con el futuro de la Unión Europa, no solo en materia de control de precios, sino también de apoyo al crecimiento y viabilidad de la Unión Monetaria. El programa de inyección de liquidez puesto en marcha en marzo de 2015, con unos niveles de compra de activos no vistos en Europa hasta ese momento, ha sido buena prueba de que el “whatever it takes” no eran solo palabras lanzadas al aire, sino un importante compromiso del Banco con Europa.

Los últimos datos de crecimiento e inflación en Europa, han mostrado un cierto debilitamiento, debido sin duda a las tensiones políticas vividas en Italia, y a las posibles consecuencias que la guerra comercial iniciada por Trump puede tener sobre la economía, no solo europea, sino a nivel mundial. De esta manera, el crecimiento europeo en el primer y segundo trimestre del año ha sido de un 0,4%, por debajo del 0,6% que veíamos en el último trimestre de 2017.  En materia de precios, aunque la inflación general se sitúa en niveles próximos al objetivo del BCE (en torno al 2%),  lo cierto es que está muy condicionado por la evolución del precio del petróleo, y el dato de inflación subyacente, en niveles que no superan el 1%, otorga un considerable margen de maniobra al BCE para seguir reduciendo progresivamente su programa  de “quantitative easing”.

No obstante, y dadas las incertidumbres que nos rodean, no dudamos que la principal autoridad monetaria va a ser muy cuidadosa en todo este proceso, tratando de no ahogar el crecimiento europeo y sirviendo de apoyo ante el complicado escenario que se avecina de cara a los próximos trimestres. Así ha sido hasta ahora, y así seguirá siendo.

 

Cristina Gavín Moreno

Gestor de inversiones

Ibercaja Gestión