Al margen de las grandes enseñanzas que Benjamin Graham nos dejó es su "El inversor inteligente", aquellos que hayan leído alguna versión relativamente actual del libro, también habrán disfrutado de las aportaciones del columnista de Wall Street Jason Zweig al final de cada capítulo. Éstas resultan también muy ilustrativas, por lo que aquí os dejamos 5 de ellas:

 

Capítulo1.

“Al especular en vez de invertir, usted reduce las probabilidades de incrementar su propio patrimonio, y aumenta las de incrementar el patrimonio de algún otro”.

 

Capítulo 2.

“La inflación se limita a robar nuestro patrimonio. (...) Por eso es tan importante medir el éxito de la inversión no sólo en función de lo que se obtiene, sino en función de lo que se conserva después de la inflación.”

 

Capítulo 5.

Al poner todas las decisiones de inversión en piloto automático, se elimina cualquier autoengaño que pudiese hacerle creer que sabe cuál va a ser la evolución que sigan las acciones.

 

Capítulo 8.

El maníaco-depresivo Sr. Mercado no siempre determina los precios de las acciones de la misma forma en que un tasador (…). Al contrario, cuando la cotización de las acciones sube, está encantado de pagar un precio superior a su valor objetivo; Por otra parte, cuando la cotización baja, está desesperado por desprenderse de las acciones por menos de su valor real.

 

Capítulo 11.

¿Qué factores determinan cuánto debería estar usted dispuesto a pagar por una acción? Graham enumera 5 elementos decisivos:

 Las «perspectivas generales a largo plazo» de la empresa.

 La calidad de su equipo directivo.

 Su fortaleza financiera y su estructura de capital.

 Su historial de dividendos.

 Y su actual tasa de dividendos.