A estas alturas no es necesario presentarte al gran Warren Buffett. Así que ahora que estamos de vacaciones (o al menos en modo vacaciones) parece buena idea tomarnos un rato para leer sus enseñanzas y pensar cómo podemos aplicarlas a nuestro día a día y a nuestros ahorros. ¡Os dejo con el maestro Buffett!

1.- El precio es lo que pagas. El valor, lo que obtienes

Hace 10 años en una de sus cartas a accionistas, Buffett explicaba que una de las formas más fáciles de perder dinero es pagar por algo un precio superior a su valor real. Un ejemplo de esto sería pagar 100 euros en lugar de 50 por una entrada de Leiva sólo porque se te olvidó poner la alarma del móvil. Esto traducido al mundo de la inversión supondría pagar por la acción ‘X’ un precio desorbitado sólo porque se ha puesto de moda. Para aprovechar al máximo este punto, la estrategia inversora de Buffet pasa por comprar acciones sólidas y con potencial de crecimiento que, en un momento dado, por un motivo coyuntural concreto, se encuentren más baratas que su valor real.

2.- Sé paciente.

Una de las frases más conocidas de Buffett es: “Alguien está sentado en la sombra el día de hoy porque otro plantó un árbol hace mucho tiempo”. Con ella nos quiere decir que todos los productos y servicios que consumimos hoy son resultado del trabajo que alguien realizó hace tiempo. Una inversión de éxito también requiere de trabajo y, sobre todo, paciencia para ver florecer los frutos. Empieza a pensar en el largo plazo. Y largo plazo es largo plazo. Él invierte pensando en décadas…

3.- Invierte en aquello que conoces

 “Si usted invierte en cosas que no conoce, se convierte en un apostador de juegos de azar", dijo Buffett a CNBC. Si pones tu dinero en algo que no conoces, puedes estar asumiendo riesgos desconocidos y llevarte sustos innecesarios. Además, no podrás saber qué esperar de esa inversión. La forma de solucionar este problema es invertir en productos sencillos, fácilmente comprensibles, que entiendas. Y si hay algo que no entiendes, pregunta hasta que quede todo claro y sepas en qué consiste el activo que vas a suscribir. Si quieres dar un paso más, no dudes en hacerlo. Dedícale un poco de tiempo a informarte sobre las diferentes opciones, en qué consiste cada una, sus diferencias… Así podrás ir haciendo más sofisticadas tus inversiones.

4.- Nunca dejes de aprender

Este consejo va unido al anterior. El mundo financiero puede parecer abrumador, opaco y confuso, pero ir desgranando las diferentes alternativas de ahorro e inversión puede ser apasionante y, sobre todo, te dará el poder y la libertad de hacer crecer tu dinero sin temor. Sabrás en todo momento qué esperar de él. Al principio puede dar vértigo, como ese primer día de universidad o el primer día de trabajo, pero al final el ir conociendo poco a poco el entorno bursátil eliminará los miedos y te hará sentirte cómodo y, sobre todo, mejorar tu futuro financiero. Si quieres empezar por algo sencillo, aquí te dejamos el curso de Emilio Doménech y Kanye, el mejor perro de la historia. En 45 minutos, menos de lo que dura una sesión de gimnasio, aprenderás a sacar mayor partido a tu dinero. 

5.- Invierte en ti

Y no significa que gastes en ti todo el dinero, sino en que aproveches esos ahorros, esa inversión, para hacer crecer tu talento, hacerte más valioso. Esto se relaciona con otra de esas frases emblemáticas de nuestro carismático personaje: “De los billonarios que he conocido, el dinero sólo resalta sus rasgos básicos. Si eran idiotas antes de tener dinero, sólo son idiotas con un billón de dólares”. “Eres tu mayor activo”, dijo también, “Cualquier cosa que inviertes en ti lo recuperas multiplicado por 10”. Porque, no lo olvidemos, el conocimiento no se puede comprar, ni robar ni paga impuestos. Te pertenece a ti, para siempre.