El pasado 5 de junio era el gran día en el que el BCE, por boca de su presidente, Mario Draghi, nos anunciaba las nuevas medidas que el mercado estaba esperando como el maná. ¿Se acuerdan? Seguro que sí. Un mes y medio ha pasado y creo que ya podemos empezar a mirar con algo de perspectiva cómo han evolucionado los mercados desde entonces.

¿Sorprendidos? Quizá algo sí. ¡Quién lo iba a decir! Meses esperando a que el BCE, por fin, adoptara medidas alejadas de la ortodoxia y, cuando por fin lo hace, los inversores le damos la espalda y vendemos el mercado. ¿Comprar con el rumor y vender con la noticia? Aunque no dudo que algo de esto haya, en mi opinión la explicación va en otra línea. Y ésta no es otra que constatar, una vez más, que introducir medidas como las que se anunciaron el 5 de junio no es más que darle más medicinas a un enfermo que no muestra ningún síntoma de mejoría. Compárenlo, si quieren, con lo que está haciendo y anticipando la FED, y vean la distinta evolución.

¿Qué decisiones de inversión se pueden tomar, a la vista de los datos y de la situación actual? En su último informe de estrategia, Morgan Stanley señala cómo el comportamiento del MSCI Europe frente al MSCI World supera las 3 desviaciones típicas por debajo de su media de 12 meses:

No sé lo que tardaremos en ver un comportamiento relativo de las bolsas europeas mejor que el de otras bolsas de países desarrollados, pero seguramente no será mucho tiempo. Para este movimiento tenemos posicionadas las carteras de los fondos mixtos y de renta variable de AC Gestión. Al final, la reversión a la media es un fenómeno de sobra conocido, pero que tendemos a olvidar con cierta frecuencia.

Eso sí, esperemos que no se cumpla el presagio de Keynes de que los mercados pueden ser irracionales más tiempo de lo que los inversores pueden ser solventes.

P.D.: Para aquellos que me leyeron el 27 de mayo pasado, les dejo la tabla con la evolución sectorial de los índices Eurostoxx y Stoxx 600: