El pasado martes, 7 de octubre, celebramos el comité mensual de inversiones. A continuación resumimos las principales consideraciones a nivel macroeconómico que sirven de apoyo en la elaboración del “Asset Allocation” del mes:

  • Mercados financieros en septiembre : Se ha observado un incremento de la volatilidad realizada en las bolsas. Caídas moderadas de las bolsas, junto a estabilidad o leve repunte de rentabilidades (desde niveles mínimos) a largo plazo en países “core”. Intensa depreciación del euro frente al dólar. Caída notable en las expectativas de inflación.
  • EE.UU. : Prosigue el buen momentum a nivel macro. Creación de empleo sostenida, por encima de los 200.000 empleos nuevos/mes. Indicadores como el PMI o el ISM, junto a ventas al por menor y producción industrial, implican unas altas tasas de crecimiento durante el tercer trimestre y el inicio del cuarto. La Fed dejará de incrementar su balance dentro de un mes y empieza a debatir la primera subida de tipos (¿para 2Q´15?). Escasas presiones inflacionistas.
  • Eurozona: Absoluto estancamiento económico. Con Francia e Italia en recesión, el aporte de Alemania será vital para que el conjunto de la Eurozona no registre tasas negativas de crecimiento. De momento, la economía alemana se ve afectada por la crisis ucraniana, aunque cuenta con mucho margen fiscal en caso de que la situación vaya a peor. Continúa la presión a la baja en los precios, con caída relevante de las expectativas de inflación a medio plazo. El BCE pretende aumentar significativamente su Balance, con el objeto de que se incremente el crédito al sector privado y de que se deprecie la divisa. Pero no todo lo puede arreglar la política monetaria.
  • China : Prosigue la suave senda de desaceleración en variables reales (ventas al por menor, producción industrial). Últimas cifras de sector exterior más positivas, por debilidad de importaciones. La desaceleración de esta economía tiene un impacto evidente en la caída de precios de materias primas, con efecto negativo sobre diversas economías emergentes.
  • Japón : Las autoridades continúan confiando en los programas en marcha, esperando que el parón coyuntural surgido a raíz de las subidas de impuestos deje paso a un período de mayor confianza y crecimiento. Mantenemos cierto escepticismo al respecto.
  • España : A pesar de la desaceleración de los países de nuestro entorno, España parece mantener un razonable ritmo de crecimiento. La creación de empleo de septiembre (12.000 afiliados, que ascienden a casi 50.000 en cifras ajustadas estacionalmente) así lo refrenda. El sector exterior empeora por el mayor dinamismo de las importaciones y cierto parón en las exportaciones. Las ventas de automóviles continúan creciendo a fuerte ritmo.

En renta fija se ha vendido parte de la posición en cédulas a raíz de las fuertes subidas en precio que han experimentado tras el anuncio del BCE de que serán objeto de compra dentro del programa de incremento de su Balance. La duración que se mantiene en el activo continúa relativamente elevada, pues los plazos cortos apenas ofrecen rentabilidad positiva, si bien se mantienen coberturas con futuros alemanes, lo cual rebaja las duraciones totales de los fondos. Se está incrementando el peso en emisiones senior del sector financiero.

Respecto a la renta variable, se han aprovechado las correcciones para incrementar el nivel de inversión, que se sitúa en el entorno 100%-110% en la mayoría de fondos (si bien ex opciones se mantienen los riesgos en torno al 90%). La composición de las carteras mantiene un claro posicionamiento cíclico, con peso elevado en sectores industriales, de autos y financieros, a la espera de que el resultado de los “stress tests” bancarios suponga un revulsivo.